miércoles, 18 de enero de 2017

Jugar y aprender

El juego conforma una inevitable y esencial actividad para la plenitud humana. En realidad, es la base existencial de la infancia porque jugar es una necesidad además de la principal actividad en esos años. Pero también los adultos completan sus vertientes de seres pensantes y productores con la de seres que juegan y se entretienen. En este sentido, la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia publica un Monográfico, en su Vol. 19, nº 2, en el que el juego y la educación son auténticos compañeros de viaje.

La UNED ofrece este vídeo relacionado con la temática de este Monográfico de RIED, con textos extraídos de los diferentes autores del Monográfico y, especialmente de los profesores Ruth Contreras (Universidad del Vic), coordinadora del Monográfico y Lorenzo García Aretio, Director/Editor de RIED.



Las referencias relativas a este Monográfico sobre Juegos digitales y gamificación aplicados en el ámbito de la educación son éstas:

    viernes, 13 de enero de 2017

    Ramón Pérez Juste, ha muerto

    Sí, nuestro entrañable amigo y maestro, el Profesor, Dr. Ramón Pérez Juste, acaba de fallecer esta noche.

    El gran dolor que me embarga a mí y a todos los que le queríamos tanto y a muchos más que compartieron tareas, proyectos, actividades académicas con él, es inmenso.

    Ramón Pérez Juste ha sido un referente como docente y como investigador. Y un gran ejemplo como persona. Persona íntegra donde las haya, lleno de nobleza, rectitud, humanidad y entrega apasionada a su tarea, a su UNED, a sus amigos e, incluso, a aquellos que no le consideraban como tal.

    El Profesor Pérez Juste fue en su momento de los catedráticos más jóvenes de la universidad española. En la UNED fue director de departamento, decano de la Facultad de Educación y Vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado. También ha sido Presidente de la Sociedad Española de Pedagogía (SEP) y Director/Editor de la Revista Bordón. Todo ello sin dejar de lado sus tareas como docente universitario e investigador. En todos esos puestos y tareas dejó su sello, sembró semilla sana y puso muy alto el listón de lo que puede suponerse como la deontología de un profesor universitario. Intachable en todo su proceder y dando siempre el primer paso cuando era preciso "arrimar el hombro" para cualquier tarea, por compleja y desagradable que pudiera ser. Siempre con buena cara.

    Jamás criticó a nadie, ni si quiera a aquellos que probablemente pudieran haberle hecho algún daño. Jamás.

    He tenido la gran suerte de compartir con él muchos momentos, muchas confidencias, muchas alegrías y tristezas. Le he escuchado en multitud de conferencias, he leído mucho de su producción científica. Y siempre, siempre, manteniendo ese nivel académico, esa neutralidad de la ciencia, más allá de sus creencias y principios, que los tenía, y muy profundos.

    Se me ha ido mi gran amigo, Ramón. Él fue profesor mío, él me dirigió mi memoria de licenciatura hace muchos años. Y él tuvo la humildad (es que no sabía hacerlo de otra manera) de brindarme esta Laudatio, hace unos mese (27 de abril de 2016) durante un homenaje que me brindó la Facultad de Educación, en la que, entre otras cosas, decía tan tranquilo:
    • Ahora, con la perspectiva de 32 años, puedo sentirme de alguna manera satisfecho porque con ello se ha hecho realidad en nuestro caso algo que se atribuye a San Alberto Magno, conocido como Doctor Universal. Según esta gran figura del siglo XIII, la mayor satisfacción de un maestro debe ser que sus discípulos, a los que debe servir como peana, le superen.
    • Y sí, Lorenzo: aunque yo no quiero erigirme en maestro tuyo, de alguna manera me puedo considerar -por aquel tiempo- como tu profesor; y ahora te veo muy por encima de mí. Y te lo has ganado a pulso con tus trabajos, tus conferencias, tus escritos.
    • Y sí: me has superado. Esta no es una afirmación retórica o de complacencia para una situación como la que nos congrega.
    Sinceramente, creo no llegarle ni a la rodilla. Para mí ha sido siempre un espejo al que mirarme. Sería aquello de que yo "de mayor" quisiera ser un hombre tan íntegro, noble, justo, profesional y entregado a los demás, como Ramón Pérez Juste.

    Foto durante ese desayuno
    El pasado 30 de septiembre de 2016, era la fecha en que se cumplía el final del contrato que le ligaba como activo, Profesor Emérito, a la UNED. ¡Qué lástima!, ese día Ramón nos invitó a todos los profesores y personal de administración y servicios de la Facultad de Educación, a un desayuno de despedida. Estaba feliz, contento de toda su vida profesional y rodeado de todos los compañeros y amigos de su Facultad. Alguno de nosotros le dirigimos algunas palabras, pero nos reservamos porque se iba a organizar una comida homenaje, más abierta, que él nos solicitó que fuese más adelante, porque su esposa se encontraba algo mal y se estaba recuperando. Y su esposa, mi amiga Conrada, quería también estar presente en ese bonito acto. Como tantas veces, se llegó tarde.

    Quince días después de ese desayuno, se desencadenó el inicio de este desenlace fatal. Se le diagnosticó un cáncer de colon. Traicioneramente, como en tantas ocasiones, se presentó sin dar señales previas. Y esta noche, su corazón dejó de latir para siempre. Él y toda su familia son de sólidos principios y creencias católicas y ya saben dónde se encuentra el alma de Ramón.

    Habrá todavía ocasión de que hagamos más referencias a su figura. Ahora sólo es este apresurado apunte porque Ramón tiene repartidos por el mundo muchos, muchos amigos y ha dejado un reguero de alumnos que estoy seguro, le admiran y querrían saber de esta triste noticia.

    ¡Descanse en paz!

    lunes, 11 de julio de 2016

    El juego, también en educación a distancia

    El juego, centro de nuestro monográfico de RIED, 19(2), correspondiente a julio de 2016, conforma una inevitable y esencial actividad para la plenitud humana. En realidad, es la base existencial de la infancia porque jugar es una necesidad además de la principal actividad en esos años. Pero también los adultos completan sus vertientes de seres pensantes y productores con la de seres que juegan y se entretienen. De aquí la importancia de formar para los tiempos de ocio, cada vez con mayores perspectivas de irse ampliando. Schiller llega a decir que el hombre sólo es plena y absolutamente hombre cuando juega, ya que no se trata sólo de liberar energías sobrantes sino de ejercitar distintas facultades humanas dado que existe gran variedad de juegos (García Aretio, 2016).

    En la sociedad actual, el ocio se ha convertido en un rasgo esencial de la misma. El tiempo para desplegar libremente la iniciativa de cada cual, sin restricciones y exigencias laborales se convierte en un ámbito que ha de considerarse desde la vertiente educativa. Parecería necesario otorgar un valor destacado al ocio, al juego y entretenimiento, de tal manera que el interés por jugar pueda suponer un acicate, tanto para el aprendizaje como para el propio trabajo. El incentivo y la motivación intrínseca que supone el entretenimiento como acto voluntario y deseado que se hace por sí mismo, deberá llevarnos a repensar de qué manera el estudio y el propio trabajo pueden teñirse de esos rasgos que caracterizan a lo lúdico (García Aretio, 2016).

    seriousgamingtaxonomyTal y como en mi artículo editorial de este número 19(2) de RIED, he señalado y referenciado (García Aretio, 2016), Locke considera el juego como un factor educativo de enorme importancia, dado que enseña a medir las propias fuerzas, a dominarse, a actuar con provecho sobre el mundo externo y a propiciar futuras enseñanzas intelectuales; Richter entiende el juego como una actividad seria y que no debe ser impuesta; todas las actividades educativas que propone Fröebel, quizás el máximo teórico clásico sobre este principio, se inspiran en esta vertiente pedagógica del juego; para Claparède, unos juegos ejercitan procesos generales de la vida anímica y otros ejercitan funciones especiales; Bühler estudia las fases de desarrollo del juego, válidas también en el adulto y Gesell realiza un pormenorizado análisis del juego según el desarrollo evolutivo del sujeto.

    martes, 28 de junio de 2016

    La virtualización, los retos y la proyección de la EaD

    IMG_7440El pasado día 31 de mayo, el portal principal de la UNED publicaba en su primera página, esta noticia: "El catedrático de la UNED, Lorenzo García Aretio, honoris causa por la UNIVIM de México". Me van a permitir que replique íntegramente la entrevista que me hizo la periodista Isabel Quiñones en dicho portal.

    _____________________________

    IQ: Acaban de investirle Doctor Honoris Causa por la Universidad Virtual del Estado de Michoacan (México). Usted cuenta con infinidad de reconocimientos a su labor educativa e investigadora,¿ pero esta investidura, qué supone para Usted?

    LGA: El Doctorado Honoris Causa es eso, un honor para el destinatario, por causa de reconocimiento o mérito en un determinado campo. Por tanto, que el Consejo Directivo o de Gobierno de cualquier universidad te otorgue ese honor, supone mucho para cualquier académico que haya dedicado su vida a la docencia y a la investigación en un determinado campo. En mi caso, como en otros dos anteriores Honoris Causa que ostento, el mérito es referido a mi labor respecto a la defensa y fundamentación de la educación a distancia en cualesquiera de sus diferentes formatos. Así, una Universidad pública a distancia (virtual) joven, como es la UNIVIM de México, desea reconocer los servicios que mi persona haya podido prestar a la comunidad internacional en el campo de los formatos educativos no presenciales. Por tanto, puede suponer que este Honoris Causa, supone mucho para mí.

    IQ: Bajo su punto de vista ¿qué está suponiendo la  incorporación de la virtualización de los contenidos educativos en la enseñanza universitaria?

    IMG_7421LGA: El concepto de virtualización se ha impuesto pero no es muy afortunado, desde mi punto de vista. Definirlo no resultaría sencillo y, mucho menos, llegar a un consenso sobre lo que significa para diferentes organizaciones, instituciones, universidades o estudiosos del tema. En todo caso la utilización de soportes digitales para el alojamiento de los materiales de estudio en multiformatos, el uso de recursos, aplicaciones y herramientas tecnológicas en red para la comunicación e interacción entre los agentes del proceso y unos procedimientos y utilidades para la evaluación y la gestión global del sistema de formación, supone un cambio drástico y disruptivo con respecto a las prácticas educativas de años atrás.

    lunes, 27 de junio de 2016

    La calidad de la educación a distancia es, al menos, similar a la de la educación presencial

    El pasado viernes día 17 de junio, los servicios de prensa de la UNED, me realizaron una entrevista que fue publicada en primera página del portal UNED, con motivo de la próxima celebración del XVII Encuentro Iberoamericano de Educación Superior a Distancia de la AIESAD que, en esta ocasión, se celebra en Madrid los próximos 6-8 de julio. La entrevista completa la tienen ustedes AQUÍ. Dado que las respuestas me fueron requeridas por escrito, me permito ahora ofrecerles el texto íntegro que remití a los servicios de prensa que, posteriormente, lo adaptaron periodísticamente.

    Captura de pantalla 2016-06-20 a las 19.43.08
    En 2009 publicábamos un libro que muy conscientemente titulábamos ¿Por qué va ganando la EaD? (García Aretio, 2009). Con ese título dábamos por supuesto que, en efecto, estamos convencidos de que, en cualquiera de sus formulaciones, la modalidad, la metodología, las prácticas, las propuestas o proyectos de EaD, han ido ganando terreno progresivamente y sin cesar, a lo que pudiéramos denominar como modalidad presencial o de docencia cara a cara sin mediación tecnológica.

    Captura de pantalla 2016-06-20 a las 20.15.08Parece claro que las metodologías a distancia están arrebatando espacio y tiempo a las formas más convencionales de enseñar y aprender. Metodologías que priman el trabajo autónomo de los estudiantes, así como las actividades cooperativas y colaborativas donde estos mismos participantes aprenden con otros, de otros y para otros a través de las redes sociales, a través de comunidades de aprendizaje ancladas en soportes digitales o, lo que en la última década ha venido siendo más habitual, a través de plataformas virtuales o entornos virtuales de aprendizaje diseñados con fines docentes.

    Así, quienes desde hace muchos años venimos abogando por el estudio, investigación, análisis, contraste y divulgación científica de las bases, fundamentos, estructura, métodos, posibilidades, etc., de la EaD en sus diferentes presentaciones, observamos con satisfacción que, ciertamente, ésta va conquistando terreno. Cada vez hay un mayor número de instituciones, de programas, de docentes e investigadores comprometidos, más estudiantes que confían en esta modalidad y, lo que es más importante, los resultados sobre eficacia y eficiencia que se vienen mostrando, calidad al fin y al cabo, aparecen al menos como de nivel similar a los de los procesos presenciales.

    Captura de pantalla 2016-06-20 a las 20.14.54No fueron fáciles los primeros años en los que se implementaron las iniciales experiencias de universidades a distancia. Quizás nadie analizó con criterio, o pocos se refirieron con rigor a varias décadas de crecimiento de una enseñanza por correspondencia que posibilitaba el acceso a diferentes ofertas de formación cultural, profesional, reciclaje, etc., sin los requisitos tempo-espaciales propios de la docencia presencial. Esa enseñanza por correspondencia supuso la base de las primeras universidades a distancia...